EcoAchibueno

Frutas y verduras durante todo el año

El proceso de deshidratación, en rasgos generales, consiste en aplicar aire caliente a las frutas, verduras o granos, para eliminar la mayor cantidad de agua contenida en ellas, hasta conseguir que sea tan baja que no sea posible la multiplicación de agentes microbianos, con la finalidad de conservar el producto sin que comience su descomposición.

Los alimentos deshidratados, por su naturaleza, no necesitan conservadores, pues la deshidratación se realiza de forma natural, además aportan 4 veces más energía que los alimentos frescos, debido a que su volumen es mucho menor, concentrando su sabor y valor nutrimental, en especial la fibra. Su consumo y portabilidad es mucho más fácil y accesible que el de otros alimentos, además conservan sus propiedades naturales mucho mejor que otros métodos, ya que los minerales como calcio, hierro, potasio, además de enzimas benéficas, se retienen hasta en un 80%. Además, estos productos contienen antioxidantes y vitaminas A, B1 (tiamina) y B3 (niacina) que ayudar al tratamiento contra la hipertensión y el cáncer.